Crecen amputaciones de pie diabético: IMSS

Crecen amputaciones de pie diabético: IMSS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece atención multidisiplinaria a los derechohabientes que han sido diagnosticados con diabetes, la cual va desde medicina interna, hasta consulta con un especialista en angiología, esto derivado de todas las complicaciones que se busca prevenir para asegurar al paciente una mejor calidad de vida.

Para prevenir la aparición de pie diabético, es importante  controlar los niveles de glucosa en la sangre, tener un buen apego al tratamiento, una buena alimentación y especial cuidado en esa parte del cuerpo, pues es una zona vulnerable.

“Si ya tenemos este problema, todos los días se deben revisar los pies, desde las plantas, dorso, dedos, checando que no haya lesiones; mantenerlos bien humectados, usar calcetines de algodón, zapato amplio, se recomienda medio número más grande del que suele utilizar, se deben evitar los zapatos de tacón o descubiertos. Al cortarse las uñas se debe hacer un corte recto y no curveado, ya que favorece a que éstas se encarnen, o bien se recomienda acudir con un podólogo”, recomendó el especialista.

Dentro de las complicaciones que se pueden presentar por dicho padecimiento están las infecciones, ya que “la diabetes, al ocasionar una alteración en la producción de glóbulos blancos, que son las células de defensa, el cuerpo no va a actuar de forma adecuada frente a bacterias o microorganismos, favoreciendo el desarrollo de una infección”, agregó el doctor Armendáriz López.

Por tal motivo, es importante prestar especial atención al cuidado de dichas extremidades, ya que la circulación  y la sensibilidad de estas se va a ver afectada; Jesús Alejandro Armendáriz López, médico angiólogo, agregó que “el primer síntoma del pie diabético es la neuropatía, que es un problema en los nervios periféricos, los cuales se encargan de la sensibilidad en la zona; al verse alterada ésta, el paciente puede tener una herida y no darse cuenta de ello”.

Estas pueden llegar a evolucionar rápidamente en lesiones cutáneas graves que tardan en cicatrizar y que pueden infectarse si no se tratan a tiempo, lo que puede ocasionar la amputación parcial o total del miembro.

Otro de los síntomas es la disestesia —que es una sensibilidad alterada—, que suele presentarse en casos más avanzados;   el paciente empieza a sentir ardores o un dolor como quemante a pesar de que no exista algo que lo esté afectando físicamente; aunado a este, los pies tienden a hincharse y al no tener una correcta propiocepción, que es la capacidad del cuerpo de sentir la posición en la que estamos parados, la curvatura natural del pie se ve afectada, lo que provoca que los sitios donde normalmente se ejerce presión cambien y ocasione la aparición de úlceras.

Share