fbpx

Cuidar la piel también es de hombres

Si quieres pasar de los treinta a los cuarenta con una piel de veinteañero, tienes que comenzar ¡ya! Te decimos cómo y con qué hacerlo.

Normalmente muchos de nosotros pensamos que un rostro sano y limpio no es tarea difícil, para algunos basta con rasurarse, ducharse y –en el mejor de los casos– aplicar crema corporal, aunque para ser sinceros el cuidar de éste necesita mucho más que eso.



Bien dicen que ‘hombre prevenido vale por dos’, y no se equivocan, pues comenzar con el cuidado de nuestro cuerpo y en específico de zonas que lo requieren más que otras –como la cara– pueden traer grandes beneficios a futuro, como líneas de expresión menos marcadas y evitar la presentación de diversos signos de envejecimiento prematuros.

Esta limpieza puedes iniciarla con Normaderm Phytosolution, un gel de Vichy que contiene ácido salicílico y probióticos que eliminan la suciedad, polvo y partículas de contaminación a las que estamos expuestos día con día. El segundo paso será secar tu piel con pequeños toques de tu toalla contra el rostro y aplicar un hidratante que te proteja durante todo el día, como Vichy Homme Structure Force, una crema 4 en 1 que ayuda a mantener tu piel hidratada por 24 horas y también funciona como un tratamiento antiarrugas, dando firmeza a la piel.



Lo ideal es que esta rutina la lleves a cabo al iniciar y terminar tu día, pero si apenas te estás acostumbrando puedes hacerlo en la noche. La limpieza diaria de la piel es el primer gran paso para mantenerla sana. Si tu rutina la vas a realizar por la mañana, debes también tener en cuenta agregar un protector solar que te proteja del sol y controle el sebo que producimos naturalmente.

El rasurado diario también podría irritarnos y afectarnos directamente si sufrimos alguna cortada, pues ésta puede permitir la entrada de microorganismos que causan inflamación, por eso es importante aplicar un after shave después de pasar el rastrillo o navaja. Si tienes tiempo también es buena idea y de gran utilidad que antes de rasurarte, coloques una toalla húmeda de agua caliente para abrir los poros y reblandecer el pelo de la barba, al terminar, limpia el exceso de crema de rasurar y aplica una toalla húmeda (muy) fría para cerrar poros y disminuir el ardor.



Esta rutina de belleza puedes implementarla posteriormente con algunos otros productos que te ayuden a zonas donde más lo requieras, como crema para contorno de ojos , mascarillas hidratantes para descansar o bálsamos para mantener unos labios perfectos.

Write a Comment

view all comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: