fbpx

El otro lado del futbolista mexicano en España

Alberto Dávila intentó probarse en equipos como Mineros y el FC Potosino, pero no logró pasar de la pretemporada; ahora, en la Tercera División de Extremadura, busca foguearse para volver a México y “sacarse la espinita.”

Si algo nos ha demostrado el futbol, es que es el deporte en el que grandes historias suceden. No nos es raro ver a aquellos jugadores que lograron sus sueños y pudieron exhibir su juego en las canchas, que ayudaron a sus equipos para tratar de hacerlos campeones.



Pero, en un deporte tan seguido como este, existen historias que pasan desapercibidas, pero bien valen la pena ser revisadas, pues nos ofrecen otra perspectiva alejada de los reflectores, pero con futbolistas que, con los recursos que tienen tratan de hacerse de un lugar en el futbol.

Una historia así es la que vive José Alberto Dávila Varela, quien a sus 22 años juega en España, en la División Extremeña, de la región autónoma que está muy cerca de Portugal. Alejado de su patria, Dávila sueña con cumplir con una deuda pendiente, al tratar de obtener su revancha en el futbol mexicano.

“Desgraciadamente empecé un poco tarde, porque yo solo veía el futbol como un hobbie, hasta que ya después en preparatoria mi padre y un visor me empezaron a decir que me veían talento, que arriesgara; fue así que me lo tomé más en serio y di mis primeros pasos a los 16 años”, comentó el nacido en Monterrey.

Precisamente sus primeros seis años de vida los vivió muy cerca de El Barrial, donde se encuentran las instalaciones deportivas de Rayados. A sus seis años fue cuando se mudó a Estados Unidos, donde comenzó a acercarse más al futbol.

“En cuanto le dije a mi padre (sobre mi sueño), se empezó a mover y me empezó a buscar en México, conoció a un visor español y se hicieron amigos, y me empezaron a mover en México”, relató.

Por supuesto, en este deporte nada es sencillo y el buscar un equipo se convirtió en una tarea muy complicada. “Como era la primera vez que yo salía de casa, no estaba preparado física ni mentalmente para soportar lo que un equipo profesional quisiera”, compartió Dávila, quien se probó con el FC Potosino (Liga Premier), pero no pudo pasar de la pretemporada por la inexperiencia.



Fue ahí que se movió a Zacatecas, donde se probó con Mineros y pasó de mediocentro a la defensa y de ahí a la delantera. Pero una lesión no le permitió estar más allá de la pretemporada. Fue ahí cuando se le abrió la puerta en la liga local de Extremadura, en España, con el fin de foguearse y tratar de regresar por la revancha.

“Un visor de España me dijo ‘¿Sabes qué?, yo veo que tienes potencial, puede que sea un poco tarde, pero me gustaría que te vinieras a España a prepararte mejor, para que cuando vengas a México, tengas una oportunidad’ y me fui a España. Él me ayudó a pagar la mitad del boleto”.

Fue así como llegó a Tercera División con el Club Deportivo Calamonte y, poco después, con el equipo rival, que se llama Unión Deportiva Calamonte, que es una división menos. Ahí es donde ha recibido el apoyo para subsistir, pues recibe un salario por cada convocatoria y partido ganado, además de que el equipo le paga su alimentación y le ofrece albergue en su casa club.

Pero a cambio, se fue a España sin conocimiento, obligado a crecer y madurar, pero siempre con la convicción de que no se rendirá hasta tener el nivel y volver a su patria, a cumplir esa deuda pendiente.

“No es fácil, porque en la tele solo enseñan lo bonito, pero no enseñan el proceso que toma, todo lo que se debe pasar, los malos y buenos momentos, porque como dicen muchos: ‘El fútbol no es un arcoíris, no es todo bonito’. Es duro, pero no imposible, porque a la vez el fútbol te trae muy buenas experiencias, porque lo disfrutas muchísimo”, consideró.

Al igual que él, son muchos los futbolistas que se embarcan en esta aventura, la cual puede ser desigual para muchos, pero lo hacen con la convicción de cumplir un sueño con el que muchos crecen, pero que se vuelve muy complicado. La idea de Dávila es volver y tratar de crecer más en esta carrera, en la que sabe que quizás empezó un poco tarde, pero espera poder satisfacer su meta.



“Quiero quitarme la espinita de ir a México, muchos dicen que estoy dando un paso atrás, pero yo necesito regresar para desengañarme, quiero regresar, ya con lo que tengo y decir ‘Lo logré en México’ y después tener una mejor oportunidad de regresar a España con un mejor perfil, porque el decir que un mexicano viene de allá de jugar profesional, lo valoran mucho acá”.

Write a Comment

view all comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: