fbpx

La Unión Europea acuerda abrir fronteras a 15 países, veto a EE UU, Brasil, Rusia y México

La mortífera covid-19 se ha cobrado ya más de 176.000 vidas en el Viejo Continente y ha dejado un reguero de lamentables hitos históricos, entre ellos, el aislamiento de la Unión Europea del mundo exterior por primera vez en la historia del club. Pero Bruselas quiere poner fin a esa anomalía a partir del 1 de julio con una lenta reapertura de las fronteras exteriores que empezará con la autorización de entrada a los ciudadanos y residentes de un reducidísimo grupo de 15 países, una selección que ha provocado un tremendo rifirrafe entre los socios de la UE.

El listado ha sido pactado finalmente este lunes, e incluye a Argelia, Australia, Canadá, Corea del Sur, Japón, Georgia, Marruecos, Montenegro, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Tailandia, Túnez y Uruguay. Sus ciudadanos podrán entrar en todo el territorio de la UE. La lista también incluye a China, pero supeditado a que el Gobierno de Pekín autorice la entrada de ciudadanos europeos, dado que la reciprocidad es una de las condiciones exigidas por Bruselas para la apertura.

La nómina de los 15 países ha sido pactada este lunes por los representantes permanentes de los Estados miembros ante la UE, tras varias semanas de negociación con una recta final que se inició el pasado viernes y que ha prolongado el regateo durante el pasado fin de semana. El texto pactado deberá ser ahora aprobado por los 27 Estados, por mayoría cualificada, mediante un procedimiento escrito que les permite pronunciarse hasta las doce de la mañana del martes.

Si el texto es ratificado, como parece muy probable, los ciudadanos y residentes de todos esos países podrán, en teoría, entrar en el territorio de la UE tan pronto como el texto se haga oficial y sea aplicado por los socios.

Pero esa es la teoría. La realidad es que el texto aprobado no es más que una recomendación que mantiene de facto el veto a más de 150 países, entre ellos Estados Unidos, Brasil, México, Rusia o India, pero que no garantiza la entrada a los países seleccionados. Los socios de la UE podrán mantener el veto a algunos de ellos si consideran poco fiable su situación epidemiológica. Además, la recomendación no se aplica en Irlanda y Dinamarca, dos países que mantienen un estatus especial en materia de fronteras. En el caso de Reino Unido, en pleno período transitorio de salida de la UE, la aplicación será voluntaria. Con información de El País.

Write a Comment

view all comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: