Lo que no sabías de los ácaros

Lo que no sabías de los ácaros

Seguramente has escuchado hablar de ellos, quizás cosas negativas… por eso nos interesa que conozcas, como dicen por ahí, toda la película completa. Te invitamos a que descubras lo que no sabías de los ácaros. ¿Empezamos?

Ácaros, asombrosos insectos

En el polvo, en tu almohada, para pronto… los ácaros son tan increíbles que pueden vivir en la tierra o en el agua y también relacionarse y beneficiarse junto con todos los seres vivos. ¡Así es, hacen equipo! y no solo para perjudicar. Te garantizamos que al final te quedarás con la boca abierta.

Quizás te asombrará saber que a pesar de ser microscópicos, los ácaros pertenecen a la misma familia que las arañas. En todo el mundo hay 54,617 especies, ¡fiuuuu!

Los ácaros son chiquitos pero grandiosos, miden en promedio menos de 1 milímetro. Además son muy antiguos, se cree que habitan la Tierra desde hace 400 millones de años.

Los adultos y ninfas tienen cuatro pares de patas, mientras que las larvas solo tres pares. A ver, haz la suma para ver cuántas patas tienen en total… Ah… las etapas de su desarrollo son: larva, protoninfa, deutoninfa, tritoninfa y adulto. ¿Pudiste pronunciar todas?

Los ácaros sienten y se relacionan con el ambiente a través de una especie de seda que cubre todo su cuerpo. La mayoría nace en huevo pero también hay especies cuyas crías se desarrollan en el vientre de la hembra.

Sus colaboradores

Los ácaros son el alma de la fiesta, o sea, con todos se llevan bien. Se relacionan con animales, plantas y hongos. Algunos ácaros ocasionan daños en la agricultura y en la ganadería, también causan enfermedades al ser humano pero hay otros que benefician a la naturaleza, pues se alimentan de plagas de cultivos agrícolas.

Además hay ácaros que se alimentan de tejidos de plantas o animales muertos y algunos que comen filamentos de bacterias, hongos y algas.

La acarofauna

Sí, así se llama a todo el grupo de ácaros del mundo: acarofauna. El primero que registró ácaros fue Carlos Linneo, un naturalista y botánico sueco que clasificó por primera vez a los seres vivos.

Linneo registró 30 especies de ácaros, de las cuales, 6 habitaban en América. Después, a mediados del siglo XIX algunos extranjeros estudiaron los ácaros de México y no fue hasta finales de ese mismo siglo que en ese país se empezaron a estudiar esos insectos.

En México existen 2,625 especies de ácaros clasificadas en 5 de los 6 órdenes. Aquí te dejamos sus nombres:  Opilioacarida, Mesostigmata, Ixodida, Trombidiformes y Sarcoptiformes.

Ácaros Opilioacarida: Son ácaros gigantes (comparados con otros), miden entre 1,500 y 2,300 micras (una micra equivale a la milésima parte de un milímetro). Viven en cuevas, hojarascas, troncos podridos y bajo las rocas.

Ácaros Mesostigmata: Miden de 200 a 4,500 micras. Viven en mamíferos, aves y reptiles, ¡a veces los limpian! Algunos se alimentan de hongos, polen o néctar. Se encuentran en el suelo, hojarasca y raíces, también en nidos y el polvo de casa.

Ácaros Ixodida: Incluye a las garrapatas. Son muy grandes, ¡una hembra repleta de huevecillos puede medir hasta 3 centímetros! Se alimentan de sangre.

Ácaros Trombidiformes: Tienen diferentes formas. Hacen equipo con algunas plantas y animales. Habitan en la tierra y en el agua.

Ácaros Sarcoptiformes: Habitan principalmente en el suelo. Algunos son parásitos de aves, mamíferos, crustáceos e insectos; otros ocasionan sarna en el ser humano y los animales domésticos y silvestres.

Ahora sí ya sabes qué funciones importantes tienen los ácaros. Como puedes ver, no todo es negativo a su alrededor.

Fuente: “Biodiversidad de ácaros en México”, Revista Mexicana de Biodiversidad; fotos: pixabay.

Share