fbpx

Revelan que Emilio Azcárraga pagó rescate de uno de sus conductores estrella

Emilio Azcárraga tuvo que pagar el rescate de uno de sus conductores estrella, quien estuvo secuestrado durante una semana.

En 1998 Televisa y en particular su programa Otro Rollo tuvieron un problema muy fuerte pues el conductor y productor de la emisión fue secuestrado durante una semana.

Para que liberaran a Adal Ramones, una de las estrellas de la televisora en aquella época, Emilio Azcárraga, dueño de la empresa, tuvo que pagar el rescate.



El propio Adal reveló por primera vez este dato durante su aparición en el programa La entrevista con Yordi Rosado, conducido por su compadre, amigo y socio en Otro Rollo Yordi Rosado .

“Quien realmente pagó lo que pedían ellos fue Emilio Azcárraga. Recibe el mensaje Lalo Suárez (otro de los productores) y él no me creía porque días antes bromee con él sobre que me habían secuestrado; después les llevó esta grabación a Azcárraga y Pepe Bastón y ellos tres junto con el equipo antisecuestro lograron sacarme de ahí”, contó Adal.

El conductor también confesó que en cuanto se dio cuenta de que se trataba de un secuestro pidió que por ningún motivo fuera Yordi quien estuviera a cargo de la negociación, dando a entender que quizá él lo hubiera manejado de otra forma.



“Cuando me secuestran estábamos en el pleno top del programa. Yo dije: ‘Ojalá que no encarguen a Yordi mi rescate’; cuando me preguntaron quién quería que se encargara. Escogí a Memo del Bosque, fue la mejor decisión de mi vida. Cuando salí, me dijeron ‘qué bien que no fue Yordi’, él hubiera dado todo con tal de rescatarte”, confesó Adal Ramones.

El conductor, quien ahora pertenece a las filas de TV Azteca, relató que el secuestro ocurrió luego de haber acudido a una plática prematrimonial, en un departamento que se acababa de comprar en la colonia Narvarte y que sucedió cuando faltaba poco tiempo para su boda con la que ahora es su ex esposa, Gabriela Valencia.

También dijo que bajó siete kilos en siete días y que durante gran parte del cautiverio creyó que iba a morir.

Luego de pedir a Dios una señal, por fin el secuestrador que lo vigilaba día y noche le confesó que tenía una Biblia y le leyó un pasaje. Gracias a eso, aseguró el conductor, supo que no iba a morir, que iba a poder casarse y tener hijos.



“A los dos días me liberan, me dejan dinero para un taxi y el celular. Se ve que a penas iba a amanecer. Me sueltan y me dicen: ‘ay de ti si volteas, te damos un disparo si volteas”.

Finalmente, Adal pudo llegar hasta una juguería desde donde se comunicó a la casa del productor Memo del Bosque, donde todos estaban esperando su llamada con la que avisaba que había sido liberado.

Write a Comment

view all comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: