fbpx

Tecnología para la lucha contra el cáncer de mama

Eva, Mammi Pet, HypoSens y Thermy son 4 soluciones con un objetivo en común: proveer tecnología para la lucha contra el cáncer de mama.

¿Sabías qué, en México, el cáncer de mama representa la primera causa de muerte en las mujeres?

Las defunciones asociadas a esta enfermedad sobre pasaban los 6.300 casos para el 2018, según la Gaceta Mexicana de Oncología.



Por esta razón el 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama para dar visibilidad a las acciones que se realizan internacionalmente para luchar contra el cáncer de mama.



La tecnología juega un papel importante aun cuando se trata de un tema de salud pública como el cáncer de mama y se han creado softwares, equipos y dispositivos para poner un granito de arena para ganar esta batalla.

Esta herramienta cien por ciento mexicana fue creada hace dos años por profesionales graduados del IPN.



Sus desarrolladores nos explican que se trata de un software capaz de detectar tumores sospechosos de cáncer de mama usando termografía e inteligencia artificial.

La iniciativa surgió como respuesta a la falta de equipos para atender a la cantidad de mujeres que lo requieren.



En vista de esa problemática y de que la mayoría de los decesos se debe a la detección tardía de la enfermedad, Thermy llegó para descubrir a tiempo el cáncer de mama con el 95% de precisión.



El objetivo es llegar a las poblaciones menos asistidas y de recursos moderados, ya que el procedimiento es muy económico, fácil de ejecutar y confiable.

Mammi PET

608 591

Este equipo de la Empresa Oncovisión, con sede en España y EE.UU, sirve para detectar tumores de hasta 2mm con sus rayos gamma y “cuantificar con precisión la actividad tumoral”, aseguran en su portal web.

Fue diseñado hace ocho años por el Instituto de Biomecánica de Valencia, el Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular de la Universidad Politécnica de Valencia y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas.

Es más preciso que otras técnicas convencionales para la detección del cáncer de mama. Su tecnología ha funcionado para ubicar las fases tempranas de la enfermedad y también ha sido decisivo en el tratamiento de casos más complejos.

Otro beneficio es que disminuye en gran medida los falsos negativos y sus imágenes 3D cuentan con una nitidez propia de la revolución tecnológica que hoy vivimos.

Además, su rapidez y exactitud permite diagnosticar a más mujeres en menos tiempo. Sin contar que su diseño es más cómodo para las pacientes, evitando comprimir demasiado la zona estudiada, a diferencia del mamógrafo tradicional.

¿Existirá algún dispositivo que permita detectar la metástasis del cáncer de mama de forma más rápida y sencilla? Si, el HypoSens. 

Gracias a su sistema mínimamente invasivo esto ya es posible. El proyecto fue financiado por la Unión Europea y puesto a prueba en el 2018. Debido a sus excelentes resultados, se comenzó a utilizar de manera profesional el pasado año 2019.

CORDIS (Servicio de Información para la Comunidad de Investigación y Desarrollo) menciona que se trata de “Una alternativa no invasiva a la biopsia del ganglio linfático centinela, el procedimiento quirúrgico actual para la estadificación del cáncer de mama”.

HypoSens trabaja diagnosticando la presencia de células cancerígenas dentro del sistema linfático, la vía principal para que el cáncer se propague, dando lugar a la metástasis.



Esta poderosa herramienta les facilita a los oncólogos determinar el tratamiento preciso para cada paciente, sin cirugía, con imágenes en tiempo real y sin radiación ionizante.

Para las mujeres afectadas, esta invención tecnológica significa más probabilidades de supervivencia y calidad de vida. Además de tener un costo asequible en comparación a otros diagnósticos de cáncer metastásico.



¡Sí señor!, otra creación mexicana muy moderna. Julián Ríos, egresado del ITESM, diseñó este sistema en el 2015 como propuesta para lograr la detección temprana de células cancerígenas en las mamas.



Eva ha sido uno de los startups médicos mejor financiados de Latinoamérica. Funciona con sensores infrarrojos de temperatura de alta precisión que logran hacer un análisis funcional, para determinar si hay actividad cancerígena en el área estudiada.

Hasta el momento hay cinco centros Eva distribuidos entre CDMX, Monterrey y Puebla, a disposición de todas las mujeres que ocupen realizar su chequeo de rutina.

Con todos estos avances tecnológicos, los casos de cáncer de mama podrían ser diagnosticados y tratados a tiempo, reduciendo así la tasa de mortalidad por esta causa.



Write a Comment

view all comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: